El Valor de los Principios Generales del Derecho y de las tecnologías basadas en Big data

Muchas veces los emprendedores subestiman el valor de los principios. De unos principios sólidos emanarán acciones y tácticas sólidas.

Ya se trate de principios de persuasión, Marketing, estrategia  o productividad los principios sirven de guía, son más simples y más fáciles de adaptar al caso concreto. Permiten mantener el rumbo sin perderse en los detalles.

Algunos ejemplos son el principio de Pareto, los principios de la persuasión de Cialdini o los principios básicos para organizarse en el día a día.

Pero además, en el mundo actual es preciso beneficiarse de las tecnologías disponibles, muchas de ellas gratuitas, que incrementan la productividad, facilitan las comunicaciones y permiten trabajar con personas ubicadas en cualquier parte del mundo. De hecho en una empresa debe existir una mentalidad favorable al avance tecnológico.

A continuación hablamos del valor de los principios y máximas jurídicas y de nuevas tecnologías como el big data.

El Valor de los Principios Generales del Derecho

Según ULPIANO los Principios Generales del Derecho quedan reflejados en la máxima:

No importa dónde estés. Nuestros expertos te brindan asesoramiento legal en línea cuando lo necesitas

Introducción al valor de los principios generales del derecho

Se considera que los principios generales del derecho son los juicios esenciales que llevan al  origen y desarrollo de un ordenamiento jurídico.

Es común que sean expresados en las denominadas “máximas jurídicas”, que tengan valor con independencia del resto de normas jurídicas y que puedan traducirse o no en expresiones escritas.

Precisamente las ventajas de los principios generales del derecho, como del resto de principios, derivan de su carácter general. Y tienen diversas funciones:

  • Una función informadora, que se concreta en servir de pauta para el legislador.
  • Una función interpretadora, por cuanto permiten inferir el sentido de la ley en supuestos concretos, aplicando el principio general al caso específico.
  • Son una fuente del Derecho Español junto a la ley y la costumbre (artículo 1.4 del Código Civil).

Así, los principios generales del derecho permiten suplir las lagunas de las otras fuentes, integrando el ordenamiento. Para su aplicación puede acudirse a otras normas jurídicas, jurisprudencia, doctrina e incluso a la analogía.

Los principios generales del Derecho Español

Existen  principios generales no escritos como la necesidad de cumplir con lo pactado – principio de pacta sunt servanda- o la prohibición del enriquecimiento injusto.

Otros se reflejan de alguna manera en la normativa como es el caso de los incluidos en la Constitución Española o en el Código Civil.

Sin perjuicio de que en ocasiones los derechos y libertades fundamentales de la Constitución Española se asimilen a verdaderos principios, el art. 9.3 del texto fundamental enumera una serie de principios generales garantizados por el Texto fundamental. Estos son:

  • El principio de legalidad.
  • El principio de jerarquía normativa.
  • El principio de publicidad relativo a las normas.
  • El principio de irretroactividad de las reglas sancionadoras, de las disposiciones no favorables y de disposiciones restrictivas de derechos individuales.
  • El principio de seguridad jurídica.
  • El principio de responsabilidad.
  • El principio de interdicción de arbitrariedad.

Por su parte en el Título Preliminar del Código Civil recoge importantes principios generales del Derecho como:

  • El principio de falta de validez de disposiciones contrarias a otras que tengan una jerarquía superior. (artículo 1.2).
  • El carácter complementario de la jurisprudencia, entendiendo por tal las sentencias reiteradas de los tribunales de casación (TS). (art. 1.6 CC).
  • El principio de que la derogación de las leyes sólo puede hacerse por leyes posteriores.
  • El principio de presunción irretroactividad de las leyes, salvo disposición expresa en contrario.

Además de estos principios generales de todo el ordenamiento jurídico, pueden encontrarse principios generales a cada una de las rama del derecho como puede ser el principio pro operario en el ámbito del Derecho Laboral.

Los principios generales del derecho en el ámbito comunitario

También existen principios generales en el Derecho de la UE caracterizados como fuentes no escritas.

El TJEU ha utilizado mucho los principios generales del derecho para la interpretación e integración de las normas comunitarias haciendo posible el desarrollo del derecho comunitario. 

En este sentido el TJUE ha aplicado;

  • Principios comunes a los ordenamientos de los Estados Miembros (principios horizontales)
  • En ocasiones ha utilizado principios que sólo pertenecían al ordenamiento de algunos estados miembros.
  • Principios característicos del Derecho propio de la UE.

Los principios Generales del Derecho de la UE tienen estatus constitucional y vinculan tanto a las Instituciones Comunitarias, como a los Estados Miembros y a los ciudadanos.

También en el caso del Derecho de la UE los derechos fundamentales en ocasiones se identifican con principios. Tales derechos fundamentales se encuentran recogidos en:

  • La Carta de Derechos de la UE, 
  • Las constituciones de los Estados Miembros, o bien, 
  • El Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Clasificación de los PGD en el Derecho de la UE

No importa dónde estés. Nuestros expertos te brindan asesoramiento legal en línea cuando lo necesitas

Es posible catalogar estos principios generales de la siguiente forma:

1.- Principios relativos a las competencias comunitarias

Dentro de las competencias comunitarias, a su vez puede distinguirse entre competencias exclusivas de la UE y competencias compartidas.

Son ejemplos de principios generales del derecho relativos a las competencias exclusivas de la UE el mercado interior y las cuatro libertades fundamentales (libre circulación de mercancías, la libre circulación de trabajadores, libre circulación de servicios y libre circulación de capitales).

Y de las competencias compartidas, el carácter limitado de la atribución de poderes y los principios de subsidiariedad y proporcionalidad.

Conviene precisar respecto de estos últimos que el TJCE no anula a la ligera la acción comunitaria por incumplimiento del principio de subsidiariedad (por ejemplo, el caso [C-233/94], que enfrentaba a Alemania con el Parlamento y el Consejo, y el caso [C-84/94], entre el Reino Unido y el Consejo).

Sin embargo, ha revocado la acción comunitaria por falta de proporcionalidad en varias ocasiones (por ejemplo, C-114/76, Bela- Muhle).

2.- Principios relativos a la cooperación entre los EEMM y las Instituciones comunitarias

Dentro de estos principios destaca el de cooperación legal que recogía el antiguo artículo 10 del TCE (sustituido, en su esencia por el artículo 4.3 TUE). También se incluyen sus derivaciones, como los principios de equivalencia y de efectividad. 

Un ejemplo de estos últimos puede verse en el párrafo 29 del caso [C-453/99], conocido con el nombre de Courage.

3.- Principios de carácter horizontal

Este es el caso del/de los:

  • Principio general del derecho de no discriminación, actualmente consagrado actualmente en el artículo 18 TFUE. Este principio se aplica en sus dos versiones de discriminación directa e indirecta.

Se entiende por discriminación directa el trato menos favorable por razón de la nacionalidad. Un ejemplo que ilustra la antigüedad con que se viene aplicando este principio es el caso C-2/74 Reyners.

Se habla de discriminación indirecta cuando existen medidas aparentemente neutrales o aplicables con independencia de la nacionalidad que llevan al mismo resultado que una discriminación directa. Un ejemplo puede encontrarse en el caso C-281/98 Angonese.

  • Derechos fundamentales a los que anteriormente hemos referencia o el 
  • Principio de seguridad jurídica y sus principios derivados, como son los principios de irretroactividad y de confianza legítima. 

Un ejemplo de la aplicación de ambos principios de irretroactividad y de confianza legítima se encuentra en C-127/80, Grogan v Comisión.

C-368/89 Crispoltoni I es un ejemplo de la aplicación del principio de irretroactividad.

El incumplimiento del principio de confianza legítima puede dar lugar a la indemnización de daños y perjuicios (como ocurre en C-120/86, Mulder v. Minister van Landbouw en Visserij). 

Se habla mucho de BIG DATA, pero…

¿Sabes realmente qué se entiende por el concepto de Big Data? o ¿Qué es el Big Data y para qué sirve?

Big Data es una nueva generación de tecnologías y estructuras delineadas para obtener valor económico de grandes volúmenes de datos de carácter heterogéneo mediante su captura, identificación y/o análisis a alta velocidad.

Abarca muchísimas posibilidades su potencial de información es prácticamente ilimitado especialmente debido a su potenciación por las redes sociales.

Se trata de un fenómeno relativamente reciente y para apreciar la magnitud del concepto hay que ir más allá de lo que venía entendiéndose por bases de datos (bases de datos relacionales o SQL) para incluir también las bases de datos no relacionales o NoSQL.

No importa dónde estés. Nuestros expertos te brindan asesoramiento legal en línea cuando lo necesitas

Respuestas a algunas preguntas frecuentes sobre Big data

¿Es lo mismo el Big Data que el denominado Internet de las Cosas?

No exactamente, aunque están íntimamente relacionados.

¿Qué es el Internet de las cosas?

Es una agrupación de sensores que captan información (datos) sobre nuestro entorno.

¿Qué consecuencias puede tener el Big Data?

Si se llega a controlar el caos de datos mediante un análisis adecuado del big data con herramientas y aplicaciones específicas… 

Si, además, el resultado se consigue compartir y/o hacerse accesible, estaremos ante algo que puede desencadenar importantes cambios en nuestra forma de vivir. Afectando así a nuestro trabajo, nuestros hábitos, de compra, … y a nuestro modo de viajar, entre otras cuestiones.

¿Cuál es la regulación sobre esta materia?

No existe en este momento una regulación específica. Por ello, es complicado atribuir facultades propias de los derechos de propiedad o posesión sobre los datos que resulten de la aplicación de técnicas de Big Data. Y tal complicación llega a su apogeo si se ha realizado sobre datos de carácter personal.

Además, la ubicación de los servidores en que se alojen los programas o equipos correspondientes habrá de tenerse en cuenta a efectos de la denominada transferencia internacional de datos.

Big Data y Privacidad

En el mundo actual es un hecho que los usuarios han renunciado o pueden renunciar a parte de su privacidad para obtener como contrapartida determinados servicios o ventajas que aporta la tecnología. Tónica que parece que seguirá primando en el futuro.

Por otra parte, se reconoce el derecho de los individuos a acceder y rectificar sus datos personales, siempre que el Big Data afecte a este tipo de datos.

La implantación de las tecnologías big data demanda el equilibrio entre dos derechos fundamentales, el Derecho a la Información y el Derecho a la Protección de Datos. Por ello, para asegurar un correcto funcionamiento se hace necesario proteger la privacidad de los usuarios y determinar en cada supuesto concreto cuál debe prevalecer.

La Jurisprudencia ha ampliado además el radio de acción de la privacidad a cualquier clase cualquier de bienes o de derechos que tengan un amparo constitucional. (STC 292/2000).

Para tratar la privacidad se hace necesario conocer que existe una distinción de niveles al gestionar que los datos obtenidos sean anónimos. 

  • De un lado, la despersonalización que de hecho permite que se guarde algún registro referencial de los datos personales eliminados.
  • Y, de otro, la verdadera anonimización que tiene carácter irreversible.

Debiendo siempre observarse al respecto los imperativos legales. No obstante, siempre que se produzca en el tratamiento de datos una verdadera anonimización, no resulta de aplicación sobre los datos resultantes la normativa sobre protección de datos.

Veamos la anonimización con más detalle

En todo caso, la anonimización lleva implícito un factor de riesgo (de que pueda existir algún tipo de reversibilidad o referencia) que debe tenerse en cuenta al valorar las técnicas para llevarla efecto y los posibles usos de los datos.

Pueden usarse varias técnicas de anonimización, sin que la legislación actual contenga ninguna fórmula imperativa en este sentido. No obstante, hay que tener en cuenta el estado de la técnica y cuáles son los medios que puedan considerarse como razonablemente utilizados. 

También puede ser recomendable la utilización de una combinación de varias técnicas de anonimización para obtener resultados más sólidos.

Por otro lado, existen limitaciones que forman parte de las técnicas de anonimización que deben ser ponderadas por los responsables de su aplicación.

Posibles responsabilidades que surgen del Big Data

La responsabilidad podría generarse tanto en el tratamiento de los datos, como en su comercialización.

Puesto que los datos se han convertido en una clase de activos, los posibles daños o perjuicios que puedan ocasionarse a terceros con su utilización habrán de ser subsanados. 

Especialmente, si:

  • Los datos no se ajustan a la normativa, 
  • Son falsos, erróneos o equívocos, dando lugar a conclusiones ilusorias.

¿Qué normativa se aplicaría en estos casos?

A falta de responsabilidad administrativa que pueden suponer la imposición de sanciones (por ejemplo, por vulnerar la normativa de protección de datos), nos encontramos en un ámbito privado, y, como tal, susceptible de reclamación sobre la base de la normativa básica sobre obligaciones y contratos.

Puede citarse la Ley 22/1994 en materia de daños por productos defectuosos que atribuye responsabilidad a fabricantes e importadores.

Pero, en términos generales, habrá de estarse al régimen general de la responsabilidad contractual y extracontractual.

Baste aquí apuntar que la primera se regula en los artículos 1101 y ss del Código Civil (responsabilidad contractual), y la segunda en los artículos 1902 y ss del mismo texto legal (responsabilidad extracontractual).

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio