¿Por qué la Sociedad Limitada es el tipo de empresa social más abundante?

Quizá empezar como autónomo sea la solución más sencilla y barata sin complicarse con fórmulas jurídicas complejas, pero a medida que aumentan proveedores, socios y clientes conviene limitar las responsabilidades legales. Se trata de separar la responsabilidad de la empresa de la del emprendedor. Esto se aparece respecto de la vivienda en el emprendedor de responsabilidad limitada y adquiere un carácter total en las sociedades capitalistas como la Sociedad de Responsabilidad Limitada o similares.

Hablamos de:

  • La Sociedad Limitada de Formación Sucesiva
  • La Sociedad de Responsabilidad Limitada Laboral o
  • La Sociedad Limitada Nueva Empresa
  • La Sociedad Anónima

En cualquier caso, conviene medir los riesgos, el tiempo y el dinero que se invierte y contratar seguros de responsabilidad civil para autónomos o administradores. Sin olvidar que en el mundo actual en que es cada vez más difícil que nos presten atención, tener una audiencia de potenciales clientes ideales debe ser nuestra mayor preocupación.

El tipo de empresa más abundante

No importa dónde estés. Nuestros expertos te brindan asesoramiento legal en línea cuando lo necesitas

El tipo de empresa más abundante dentro de la economía española es el de las personas físicas individuales, que excede de la mitad del tejido empresarial nacional. 

Se trata, en general, de empresas constituidas por pequeños empresarios o profesionales, cuyas reducidas dimensiones determinan que no se opte por una forma social, como la sociedad limitada, que implica costes de constitución, procedimientos a la hora de tomar decisiones, obligaciones de presentación de cuentas anuales…

Sin embargo, el optar por una forma social, en concreto por una sociedad de capital, y, más específicamente, por una sociedad limitada, tiene dos ventajas fundamentales:

  • Por un lado, la limitación de responsabilidad y, 
  • Por otro, las ventajas fiscales cuando la empresa empieza a tener beneficios considerables, pues el tipo fijo del Impuesto de Sociedades (25 %) resulta inferior a los correlativos establecidos en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. 

También son sujetos pasivos del Impuesto sobre el Valor Añadido.

Por ello, el número de sociedades limitadas excede el tercio del total de empresas.

Concepto y ventajas de la sociedad limitada

Teniendo en cuenta lo apuntado, puede definirse la sociedad limitada como un tipo de sociedad mercantil de capital, en la que éste se divide en participaciones sociales. Se caracteriza por la limitación de responsabilidad de los socios respecto de las deudas sociales y por el carácter cerrado, pues suelen establecerse limitaciones a la libre transmisión de las participaciones respecto a las personas ajenas a la sociedad.

Las razones de lo anterior se encuentran en:

  • La libertad que este tipo social otorga a los socios para adoptar pactos entre ellos, 
  • Las posibilidades de constituir una sociedad limitada unipersonal (como también ocurre en el caso de las Sociedades anónimas unipersonales), con independencia de que quien la constituya sea una persona física o bien una persona jurídica, y 
  • El hecho de que la responsabilidad de los socios por las deudas de la sociedad se limita al capital social.

Aunque esta última ventaja también se da en las sociedades anónimas, existe una diferencia considerable, pues el capital mínimo en el caso de una sociedad limitada es de 3.000 €, mientras que en una sociedad anónima es de 60.000 €.

  • Con la ventaja de que no existe un límite máximo de capital social, por lo que resulta muy interesante para la pequeña y mediana empresa.
    • Desde aquellas constituidas por autónomos al objeto de limitar su responsabilidad Patrimonial; 
    • Hasta empresas de considerables dimensiones a las que, por unas u otras razones, no les interesa cotizar en bolsa o emitir obligaciones. 
    • Todo ello, pasando por empresas de nueva creación o emprendedores.
      • Además, el régimen jurídico de las sociedades limitadas es más flexible que el de las sociedades anónimas. Debiendo entenderse incluida en este punto la mayor sencillez en los trámites de constitución y gestión en comparación con las sociedades anónimas.
      • Otra ventaja es que el capital social puede estar constituido por bienes o caudales, sin que haya de concurrir en el primer caso una valoración por parte de un experto independiente
      • Tampoco se establece ninguna cuantía específica de capital por socio o límite alguno respecto del número de socios.
      • Una característica que suele ser muy apreciada dentro de este tipo social es la posibilidad de controlar la entrada de personas ajenas a la sociedad
      • En cuanto al órgano de administración, es posible establecer diferentes opciones, y modificarlo sin necesidad de alterar los estatutos sociales. También existe la posibilidad de nombrar administrador con carácter indefinido.
      • Este tipo social abre la posibilidad de incorporar socios trabajadores, sin establecer cuantías específicas, pudiendo pactarse que perciban salarios, con independencia de la parte que les corresponda en el beneficio en su calidad de socios.

Características de la sociedad de Responsabilidad Limitada

Además de lo señalado hasta ahora, pueden apuntarse las siguientes características:

  • Las sociedades de responsabilidad limitada han de constituirse en escritura pública e inscribirse en el Registro Mercantil, incluyendo:
    • La identificación de los socios, 
    • El porcentaje de cada uno en el capital social y la forma en que lo aporta,
    • Además de los estatutos sociales.
  • El nombre o denominación social deberá concluir por la referencia sociedad limitada, sociedad de responsabilidad limitada o sus abreviaturas (S.L. o S.R.L.). 

Existe libertad de denominación, pero no es posible identificar a una sociedad con la misma denominación que otra ya existente.

  • La responsabilidad de los socios es solidaria entre ellos y limitada al capital aportado por cada uno.
  • En la transmisión de las participaciones sociales los socios tienen preferencia frente a las personas ajenas a la empresa, por lo que debe comunicárseles la intención de transmitir las participaciones.
  • La responsabilidad de gestionar la empresa corresponde al órgano de administración.
  • Las decisiones más importantes han de adoptarse en Junta General, ya sea de carácter ordinario o extraordinario. 

En todo caso, habrá de convocarse Junta General cuando lo soliciten socios que representen, al menos, un 5 por ciento del capital social.

  • Los administradores y los socios que tengan el control social, habrán de estar de alta en el RETA.
  • Una desventaja para los acreedores de la sociedad de responsabilidad limitada es que su garantía se limita al importe del capital social.

No importa dónde estés. Nuestros expertos te brindan asesoramiento legal en línea cuando lo necesitas

¿Cuánto tiempo tarda la constitución de una S. L.?

Los tiempos de constitución varían según se opte por la tramitación telemática o tradicional.

1. Tramitación telemática de la sociedad limitada

En este modo de tramitación, los plazos se acortan considerablemente. No obstante, solo puede aplicarse a empresas  cuyo capital social no exceda de 3.100 euros. 

  • Primero es necesario reservar la denominación social y aportar el capital. 
  • A continuación, basta con completar el denominado Documento Único Electrónico, o acudir a un Punto de Atención al Emprendedor, para que nos ayuden a hacerlo.
  • El propio sistema se encarga también de:
  • Solicitar el NIF provisional, 
  • Liquidar el ITP y AJD, 
  • Inscribir la sociedad en el Registro Mercantil, 
  • Realizar las altas en la Seguridad social, 
  • Expedir la escritura inscrita, y 
  • Solicitar el NIF definitivo.
  • Además, a solicitud del interesado (en el propio DUE) puede solicitarse también:
  • La inscripción de ficheros de carácter personal en la AEPD,
  • La reserva de marca o nombre comercial ante la OEPM,
  • Las licencias municipales, y 
  • Comunicar contratos de trabajo al SEPE, en su caso.

2. Sistema tradicional

En el caso de optar por el sistema tradicional, el tiempo de constitución suele oscilar en torno a los 2 meses.

En cuanto a los trámites a realizar, nos remitimos a lo señalado en los siguientes artículos en que se trató el tema con detalle:

¿Te conviene crear una Sociedad Anónima?

La elección de la forma jurídica va a tener importantes consecuencias en el día a día de la misma, por lo que conviene pararse a sopesar las distintas opciones antes de decidir. 

No obstante, puesto que una empresa evoluciona, es posible que la solución adoptada inicialmente no sea ya la más conveniente. Pero, todo tiene arreglo y es posible cambiar la forma jurídica.

Hablamos en este caso de formalizar un contrato de sociedad específico: Un acuerdo de voluntades por el que las partes crean un tipo de sociedad capitalista abierta, la sociedad anónima, poniendo en común capital, bienes y/o derechos para realizar una actividad económica repartiéndose los beneficios en función del porcentaje de acciones otorgadas por la aportación de cada socio.

Ventajas de la sociedad anónima

Es importante tener en cuenta las características del negocio antes de decidirse por una Sociedad Anónima. En general la sociedad anónima suele recomendarse para empresas de un cierto volumen. No tanto para PYMES o empresas familiares donde es importante tener un control sobre los socios de la empresa y las nuevas incorporaciones.

Responsabilidad limitada de los socios de la sociedad anónima

  • Los socios responden únicamente con el capital invertido en la sociedad. 

Es decir, en la sociedad anónima los socios gozan de limitación de responsabilidad por las deudas sociales. Esta forma de empresa protege el patrimonio personal de sus socios.

  • Si bien, la responsabilidad de los socios fundadores por la realidad de las aportaciones es solidaria.

Libre transmisibilidad de las acciones de la sociedad anónima

  • Es una sociedad abierta, por lo que existe una libertad de transmisión de acciones que son las porciones en que se divide el capital social. Por tanto, se facilita la entrada y salida de socios y la movilidad del capital.
  • Esta forma jurídica busca la subsistencia de la empresa más allá de sus socios. Por tanto, no se ve notablemente afectada por el fallecimiento de socio alguno. Si bien, la transmisibilidad mortis causa de las acciones ha de hacerse constar en los estatutos sociales.

Ventajas administrativas de la sociedad anónima

  • Las sociedades anónimas pueden cotizar en bolsa, de acuerdo con el Real Decreto 1/2010 del 2 de Julio.
  • Es la forma de empresa exigida para desarrollar una actividad económica en sectores específicos (bancario, seguros, gestión de fondos de pensiones, leasing…). Por ello, se asocia con una imagen de solvencia.
  • La sociedad anónima puede estar formada por uno o más socios. En el caso de que sólo tenga uno deberá llevar junto a la indicación del tipo social (S.A.) la referencia a su carácter unipersonal.

Administración de la sociedad anónima

  • Es posible adoptar diferentes formas de administración (administrador único, administradores mancomunados o solidarios, consejo de administración) sin que sea necesario para ser administrador o parte del órgano de administración ostentar la condición de accionista.
  • Para ser socio en este tipo de forma social no se tienen en cuenta las características personales.

Acciones de la sociedad anónima

  • Pueden emitirse acciones de diferentes clases o con diferentes características que pueden afectar a los derechos y obligaciones de los socios titulares.
  • Puede aumentarse o reducirse el capital según las necesidades de la empresa.
  • Los fundadores o promotores pueden reservarse derechos económicos especiales que no podrán exceder del 10% de los beneficios netos según balance deducida la cuota destinada a reserva legal.

Evolución y características de la sociedad Anónima

No importa dónde estés. Nuestros expertos te brindan asesoramiento legal en línea cuando lo necesitas

En España ha ido descendiendo el número de sociedades anónimas en favor de las sociedades limitadas, aunque sigue predominando la persona física o autónomo como forma de empresa (según lo anteriormente apuntado).

Además de las ventajas es importante tener en cuenta otra serie de características de las sociedades anónimas antes de decidirse por este tipo de empresa.

  • La sociedad anónima requiere un capital social mínimo de 60.000 €, que además debe estar desembolsado, al menos, en un 25%.
  • La sociedad anónima siempre tiene carácter mercantil.
  • La constitución de una sociedad anónima exige el otorgamiento de escritura pública notarial que deberá ser inscrita en el Registro Mercantil.
  • La denominación social debe incluir “Sociedad Anónima” o “S.A.”
  • La nacionalidad española está ligada al domicilio en el territorio español.
  • Las aportaciones sociales de los socios pueden ser dinerarias o no dinerarias. Las primeras han de acreditarse ante fedatario público; las segundas requieren la intervención de expertos independientes.
  • Los órganos sociales característicos de la sociedad anónima son la junta general de accionistas y el órgano de administración (administradores o consejo de administración).
  • La sociedad anónima está sujeta al impuesto de sociedades y al IVA.

Con todo ello podrás decidir sin dificultad si la sociedad anónima es la forma de empresa más indicada para iniciar tu proyecto o para llevar tu empresa al siguiente nivel. 

Comprender la figura del Administrador de la PYME, ¡ya!

El órgano de gestión o administración de una sociedad mercantil, puede bien consistir:

  • En un consejo de administración, o 
  • En uno o varios administradores. 

El administrador o administradores habrán de ser elegidos por los accionistas, socios o partícipes de la sociedad

Por otro lado, es posible que la administración recaiga en una persona física o jurídica. En este último caso, actuará como administrador un representante de la persona jurídica administradora. 

Además, el órgano de administración de la sociedad mercantil debe estar inscrito en el Registro Mercantil.

A continuación tratamos 3 posibles tipos de administrador de la Pyme y de la gestión en caso de concurso.

1. Administrador único de la PYME

Cuando el órgano de administración está formado únicamente por un administrador de la pyme, corresponden a éste todas las competencias y responsabilidades relacionadas con la gestión de la empresa, además de la representación de la sociedad frente a terceros. 

Por tanto, decide por sí solo. 

En el caso de sociedades de pequeño tamaño o de carácter unipersonal, se trata de una de las formas de administración más frecuentes.

En muchos de estos casos existe un solo fundador, que además ejerce las funciones de administrador único, pues, no es frecuente que el cargo se profesionalice en empresas de pequeño tamaño. 

Por las mismas razones, en este tipo de empresas no suele ser remunerado. Para conocer quién es el administrador único basta solicitar la información en el Registro Mercantil, pues el nombramiento debe ser público.

En cualquier caso, el administrador único es además responsable frente a la sociedad que administra y frente a los socios o accionistas. El tiempo que puede permanecer en el cargo depende del tipo social, de los Estatutos de la sociedad y, en su caso, también puede depender de los pactos entre socios

2. Administradores de la Pyme

Si el órgano de administración está formado por más de un administrador su forma de actuación puede ser mancomunada (que favorece el control) o solidaria (más proclive a la operatividad de la sociedad). 

Se trata de cada uno de los administradores integrados en un órgano de administración de la sociedad que no constituyendo un consejo de administración, hayan de adoptar sus decisiones conjuntamente con los demás o concurriendo el consentimiento y firma de un determinado número de ellos. 

a) Administrador mancomunado de la PYME

Será necesaria la firma de, al menos, dos administradores mancomunados para obligar a la sociedad, debiendo estarse a las especificaciones sobre la forma de actuación que aparezcan en los estatutos de la PYME.

Esta forma de administración puede llevar consigo algunas desventajas, destacando entre ellas la posibilidad de paralización de los órganos sociales en caso de que los administradores mancomunados no se pongan de acuerdo.

b) Administrador solidario de la PYME

También es posible que cada uno de los administradores que forman parte del órgano de administración tenga plenos poderes. Es decir, que pueda actuar de forma independiente obligando a la sociedad. En este caso nos referimos a la figura del administrador solidario.

Las ventajas se traducen en la mayor operatividad, en la posibilidad de aprovechar oportunidades sin retrasarse en la toma de decisiones, y en un mayor control gracias a los pactos de socios, que, a pesar de no ser inscribibles en el Registro Mercantil ni oponibles a terceros, son vinculantes entre los firmantes.

3. Administrador concursal. Su actuación como administrador de la PYME

En este caso, no estamos hablando de un tipo de administrador de la pyme, ya que la aparición del administrador concursal se encuentra limitada al ámbito del concurso de acreedores. 

El administrador concursal es el órgano al que el Juzgado encarga la administración de la sociedad durante la tramitación del concurso, procurando el pago de las deudas y la continuación de la sociedad. Todo ello, con independencia de que se trate de concurso necesario o voluntario.

Puesto que el administrador concursal no vela únicamente por los intereses de la sociedad que administra sino también por los de sus acreedores sociales, son funciones características del administrador concursal:

  • Los informes sobre la situación concursal (incluyendo activo y pasivo, además del listado de acreedores y deudas, con su tipificación correspondiente), y 
  • La administración de la actividad económica del concursado (como es el caso de los contratos necesarios para el mantenimiento de la empresa o la supervisión de la actividad laboral y el resto de actuaciones de gestión).

Todo ello, además del análisis contable de la empresa y la formulación de la propuesta de convenio o de la liquidación de los bienes de la empresa.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio