Marca la diferencia mejorando tu capacidad para proteger tus negocios

Un emprendedor además de dominar su sector y especialidad debe ser un buen gestor, comunicador, negociador y vendedor. De hecho el emprendedor es el vendedor más importante de la empresa. 

Hoy en día cualquier emprendedor debe conocer las herramientas, plataformas y recursos disponibles para optimizar su negocio. Negociar incluso cada céntimo es esencial en cualquier empresa, máxime cuando aún no es rentable. 

Las habilidades sociales del emprendedor son clave para: 

  • Contratar y formar equipos.

Destacar que actualmente hay muchas maneras de encontrar colaboradores externos gracias al teletrabajo.

  •  Negociar descuentos con proveedores.

Descuentos por pronto pago o por grandes volúmenes.

  • Persuadir a los clientes o clientes potenciales del valor diferencial de la propuesta.

Resaltando los beneficios tangibles o intangibles que la adquisición de cada producto o servicio les proporciona.

¿Qué hacer y no hacer en los contratos de empresa?

Una forma de marcar la diferencia en tus negocios es protegiéndolos con contratos adecuados.

Recomendaciones útiles al redactar tus contratos de empresa 

Recuerda que siempre es aconsejable contactar con un abogado especializado a la hora de negociar términos con proveedores, clientes o inversores para minimizar las posibles sorpresas.

Además, en este artículo destacamos importantes aciertos a la hora de redactar los contratos de empresa que en la práctica son menos frecuentes de lo que sería deseable. Pero, vaya por delante que para marcar la diferencia al contratar debe evitarse dar cosas por sobreentendidas. Las razones son que:

  • Además de servir de guía a las partes,
  • Quien haya de resolver en caso de conflicto necesita que todo esté convenientemente especificado para poder tenerlo en cuenta. En lo no especificado, tendrá margen de interpretación.

1.- Añadir al contrato original todos los cambios que se hayan ido produciendo

Junto a la ley aplicable y la lengua del contrato (especialmente en el caso de contratos internacionales) es importante que el contrato incluya todas sus modificaciones, aunque se hayan producido con posterioridad en el tiempo. 

No hay que olvidar que si no se cumple lo que dice el contrato hay un incumplimiento. 

2.- Establecer cláusulas que facilitan el desenlace del contrato en caso necesario 

A estos efectos, para marcar la diferencia al contratar las partes deben considerar todas las posibilidades al objeto determinar qué cláusulas les convienen. 

Entre las posibles cláusulas orientadas a facilitar una terminación del contrato que beneficie a ambas partes destacan los mecanismos de resolución de conflictos y los órganos para su resolución. Así podemos citar: 

  • Las negociaciones obligatorias por un plazo de tiempo.
  • La mediación. 

Con ellas las partes han de tratar de llegar a un acuerdo aceptable para ambos. Siempre es preferible un acuerdo mutuo que atenerse al dictamen de un tercero (juez o árbitro), salvo que las posiciones sean tan dispares que hagan imposible el acuerdo. 

De no llegarse a un acuerdo habrá que optar entre el Arbitraje o acudir a los Tribunales

Además conviene especificar: 

  • Cuándo termina el contrato.
  • Los supuestos que dan lugar a la terminación.
  • Las consecuencias de la terminación.
  • Supuestos que pueden dar lugar a indemnizaciones y todoPlo relativo a las mismas. 

3.- Hacer constar en el contrato todas las partes esenciales del mismo 

Para marcar la diferencia al contratar habrán de incluirse:

  • La identificación de las partes.
  • La voluntad de formalizar un contrato.
  • Los antecedentes o intenciones de las partes. Y
  • Desarrollar en detalle todas las normas pactadas que van a regir la relación jurídica entre las partes.

En este último punto habrán de especificarse las partes esenciales del clausulado, como:

  •  El Objeto del contrato.
  • Los derechos y obligaciones de las partes. Y
  • Todo lo relativo a la terminación del contrato. 

4.- Incluir tanto los elementos esenciales del contrato como los característicos del tipo contratual concreto 

Los contratos tienen 3 elementos esenciales (art. 1.261 CC): 

  • El consentimiento de las partes. 

El consentimiento es la aceptación del contrato por cada una de las partes. Por ello, si para obtener la aceptación de la otra parte se ha incurrido en alguno de los vicios que la invalidan, el contrato será anulable. (Artículo 1300 CC).

Los vicios del consentimiento son:

  • Engañar (dolo),
  • Violentar,
  • Intimidar o
  • Inducir a error a la otra parte. 
  • El objeto

El objeto es aquello que quiere conseguirse con el contrato. 

Resulta esencial reflejar al contratar el objeto del contrato de forma clara. Este punto es especialmente significativo en los contratos de prestación de servicios que se realizan por encargo, pues el contrato no debe dejar dudas acerca del alcance y características del mismo.

Es decir, para marcar la diferencia al contratar es decisivo dejar claramente especificado en qué se concreta el encargo. Esto puede hacerse bien mediante una hoja de encargo o con un presupuesto aprobado y firmado por ambas partes, por ejemplo.

  • La causa.

En el caso de contratos entre empresas o entre éstas y particulares lo normal es que la causa sea el servicio o beneficio que se remunera.

Debe destacarse que se presume que existe la causa y que es lícita, salvo que se pruebe lo contrario. Por ello, la causa no plantea en la práctica muchas complicaciones. 

Son elementos característicos del tipo contratual concreto

  • Forma, en su caso.
  • Otros específicos del tipo contractual. 

5.- Buscar al contratar que las dos partes ganen 

Es un gran acierto buscar que las dos partes ganen, pues de lo contrario, la parte que pierda no querrá volver a contratar con la contraparte. Además, un buen ambiente de trabajo es más agradable y contribuye a la productividad. 

Imponer excesivas obligaciones a una de las partes dificulta la sostenibilidad de la relación jurídica contractual a lo largo del tiempo, con los consiguientes problemas añadidos.

6.- Dar importancia a los detalles al tiempo de contratar 

En este sentido es importante prever dentro del contrato todas las cuestiones que puedan ser aplicables. Desde luego los detalles varían según cada contrato o tipo de contrato, pero pueden señalarse a título ilustrativo: 

  • El plan de Marketing.
  • Los objetivos de ventas.
  • Las tareas a realizar.
  • Las especificaciones de los productos o servicios…

Además, puede optarse por incluir los detalles del contrato dentro del clausulado del mismo, o bien en anexos siempre que quede meridianamente claro que los anexos son partes vinculantes del contrato. En definitiva debe reflejarse en el contrato de uno u otro modo todo lo que sea importante para nosotros. 

Ilustrando el punto anterior, en ocasiones las características de los productos pueden complicarse en exceso siendo conveniente para clarificar el contrato que se simplifiquen en lo posible las cláusulas incluyendo los detalles en anexos. 

Por otro lado, debe recalcarse que todas las cesiones de la empresa en las negociaciones han de llevar aparejada una contraprestación consistente en obligaciones de la otra parte que han de ser reflejadas en el contrato. 

7.- Establecer al contratar cláusulas de revisión 

Este tipo de cláusulas permiten al contrato seguir adelante sin complicaciones cuando la duración exceda de un año. 

Aquí nos referimos a cláusulas de: 

  • Revisión de precios,
  • Revisión de costes,
  • Revisión de las características de productos o servicios

8.- Dar importancia a los plazos a la hora de contratar 

Cualquier plazo que se haga constar a la hora de contratar es vinculante, por lo que deben sopesarse y reflejarse en el contrato a beneficio de ambas partes.

En general es mejor, sobre todo si las partes no han trabajado juntas con anterioridad, establecer relaciones cortas: 

  • Facilitando las renovaciones si ambas partes están satisfechas.
  • Comprometiéndose a realizar un nuevo contrato de mayor duración si se dan determinadas circunstancias. O bien,
  • Previendo la renovación automática en caso de que las partes no manifiesten su intención de no continuar con el contrato con un preaviso determinado. 

¿Qué NO HACER al redactar un contrato de empresa?

A continuación analizamos los errores más comunes que hemos encontrado al contratar. Se abordan de forma negativa para resaltar las consecuencias que pueden llevar aparejadas y clarificar la importancia de evitarlos.

1.- Algunas ideas básicas sobre errores al contratar

a) Necesidad de adoptar un sistema

Como hemos visto quien desempeña una actividad empresarial o profesional, se encuentra con la necesidad de hacer constar los derechos y obligaciones pactados con proveedores, clientes o prestadores de servicios, entre otros, por medio de contratos

En ésta, como en otras materias, para ser efectivo es necesario usar un sistema. No hacerlo forma parte de los errores al contratar.

Las posibilidades que se abren ante ti son las siguientes: 

  • Una primera opción es redactar los contratos dentro de la empresa por alguien que tenga conocimientos técnicos sobre la materia o que dedique el tiempo necesario para adquirirlos.
  • La segunda opción es solicitar que alguien, con la experiencia y el conocimiento necesarios, los redacte.

Dentro de esta segunda opción, aún caben dos posibilidades:

  • Encargar cada contrato a un profesional. O bien,
  • Encargar modelos para los contratos habituales y ajustarlos a cada caso concreto, consultando si es necesario  y/o solicitando una revisión.
b) ¿Qué conviene tener en cuenta?

Con carácter general, si hay una regla especial, ésta, salvo que se encuentre en una norma de rango inferior, prevalecerá sobre la norma general.

  • Por ello, en primer lugar, procede tener en cuenta, las reglas especiales correspondientes a cada tipo contractual.
  • En segundo lugar, las reglas generales aplicables a todos los contratos mercantiles, y,
  • En defecto de normas especial o previsión en la materia, las reglas generales a todos los contratos establecidas en el Código civil.
  • Además, si existen limitaciones a la autonomía de la voluntad establecidas en algún tipo de norma aplicable. Por ejemplo, las relativas al Derecho de los Consumidores.

2.- ¿Qué No Hacer al Contratar?

Analizamos a continuación cuáles son los errores al contratar más comunes, y cómo evitarlos.

2.1 Redactar un contrato sin tener claro qué es lo que se quiere alcanzar con él

Esta cuestión tiene a su vez una doble lectura: 

  • Cada parte debe tener clara su posición, y además,
  • Ha de tener claro el contenido de lo pactado. 

Es importante recordar, en este sentido, que los contratos se rigen por el principio de autonomía de la voluntad y es posible pactar todo lo que se quiera con los límites establecidos en la ley.

Por tanto, es necesario pensar que es exactamente lo queremos conseguir con el contrato. Y, una vez claro, optar por el tipo de contrato más adecuado.

Conviene distinguir a estos efectos dos tipos de contratos

  • Los denominados contratos tipo.

Son contratos para los que existe una normativa específica, como es el caso del: 

  • Contrato de compraventa,
  • Contrato de arrendamiento etc…
  • Los contratos distintos de los anteriores

Para estos contratos no hay una normativa específica. Este tipo de contratos en su mayor parte son contratos mixtos que se rigen por la normativa de dos o más contratos tipo, como es el caso del contrato de distribución. 

2.2 No pensar en las consecuencias del contrato

Entendiendo por tales los distintos escenarios que pueden derivarse de la relación entre las partes y consiguientemente del contrato.

Los contratos no tienen excesivo valor cuando las cosas van bien, salvo: 

  • En los casos en que la ley requiere una forma especial o
  • Alguna de las prestaciones es superior a 1.500 pesetas (párrafo último del artículo 1.278 CC), por lo que en los contratos de empresa suele ser exigible la forma escrita

En realidad, los contratos, se redactan para un tercero, bien el Juez o bien la persona que en su día tenga que resolver un posible conflicto derivado del contrato. Por ello, es esencial que conste todo lo que lo que interesa a las partes de forma clara y que cualquiera que no haya estado en las negociaciones pueda conocer claramente la intención de las partes. 

Además, los contratos de empresa sirven de prueba de los términos de la relación pactada entre las partes. 

2.3 Contemplar únicamente el escenario actual

Hay que recordar que el contrato es dinámico, y es posible que las cosas cambien en el futuro. Por ello, debe tenerse tener en cuenta el posible devenir del contrato. 

  • Conviene establecer mecanismos de revisión o actualización periódicos.
  • Incluir la cláusula rebus sic stantibus que implica que el contrato es exigible en los términos pactados, si todo permanece constante.

En puridad esta cláusula se presume aun cuando no se especifique en el contrato. La cláusula rebus sic stantibus impide la aplicación del contrato cuando deviene excesivamente oneroso para una de las partes en virtud de causas que no había podido prever con anterioridad.

Sólo cabe invocarse en caso de cambios muy relevantes

2.4 No formalizar los contratos por escrito

A pesar de que los contratos verbales son válidos plantean el problema de la prueba de su existencia y presentan mayores posibilidades de conflictos y diferencias de interpretación. 

Por ello es muy importante que los contratos de empresa queden reflejados en un papel (punto 2.2). En definitiva, no redactar un contrato debe considerarse de los más graves errores al contratar, pudiendo darse incluso el caso de que las partes tuviesen una idea diferente del contenido del contrato. 

2.5 Firmar el contrato sin reflejar en el mismo los últimos cambios acordados, porque, da igual 

* Ver el punto 1 de las recomendaciones útiles al redactar tus contratos de empresa. 

2.6 No pactar cláusulas que facilitan el desenlace del contrato, en caso necesario 

* Ver el punto 2 de las recomendaciones útiles al redactar tus contratos de empresa. 

2.7 No hacer constar en el contrato todas las partes esenciales del mismo 

* Ver el punto 3 de las recomendaciones útiles al redactar tus contratos de empresa.

2.8 No incluir en el clausulado los aspectos fundamentales de cualquier contrato o los característicos del contrato de que se trate 

* Ver el punto 4 de las recomendaciones útiles al redactar tus contratos de empresa. 

2.9 No buscar que las dos partes ganen 

* Ver el punto 5 de las recomendaciones útiles al redactar tus contratos de empresa.

2.10 No reflejar el contenido del contrato de forma clara 

* Ver el punto 4 de las recomendaciones útiles al redactar tus contratos de empresa.

2.11 No prever en el contrato cuestiones importantes que puedan ser aplicables 

* Ver el punto 6 de las recomendaciones útiles al redactar tus contratos de empresa. 

2.12 No incluir como anexos al contrato partes fundamentales relativas al mismo y que no se especifiquen en detalle en el clausulado 

* Ver el punto 6 de las recomendaciones útiles al redactar tus contratos de empresa. 

2.13 No establecer cláusulas de revisión 

* Ver el punto 7 de las recomendaciones útiles al redactar tus contratos de empresa. 

2.14 No dar importancia a los plazos 

* Ver el punto 8 de las recomendaciones útiles al redactar tus contratos de empresa. 

2.15 No reflejar en el contrato todo lo que es importante para la empresa, ya sea en el clausulado o mediante anexo 

* Ver el punto 6 de las recomendaciones útiles al redactar tus contratos de empresa. 

2.16 Dar cosas por sobreentendidas o supuestas 

* Ver la introducción a las recomendaciones útiles al redactar tus contratos de empresa. 

2.17 No pensar bien y no reflejar en el contrato las posibles responsabilidades en caso de incumplimiento, terminación anticipada, etc… 

Es conveniente reflejar todas las consecuencias derivadas de las responsabilidades que se deriven del contrato. No hay que olvidar que los contratos son ley entre las partes

Si bien es cierto que existe normativa aplicable en este punto en defecto de pacto (Código de Comercio y Código Civil), en muchos casos el contenido de dichas normas puede dar lugar a diversas interpretaciones

De reflejarse en el contrato, lo claramente previsto facilitará la labor al tercero que eventualmente tenga que decidir sobre el contrato. Además, tiene la ventaja de que las partes conocen anticipadamente a qué atenerse en cada caso. 

2.18 No realizar pactos sobre indemnizaciones, en caso de que sea posible 

Es posible establecer mediante pacto límites de indemnizaciones, indemnizaciones a tanto alzado o pactar que no se deriven indemnizaciones como consecuencia del contrato. Pudiendo con ello, excluirse o limitarse posibles reclamaciones en materia daños y perjuicios. 

De hecho, consideramos que es muy conveniente pactar este tipo de indemnizaciones con cuantías específicas o límite en caso de conseguirse el acuerdo de las partes sobre este punto. 

2.19 Incurrir en vicios que invaliden el contrato 

* Ver el punto 4 de las recomendaciones útiles al redactar tus contratos de empresa. 

2.20 Omitir información relevante cuando se encarga la redacción del contrato un tercero 

La formalización de los contratos contemplando todas las circunstancias y aspectos de los mismos, en la medida en que sean previsibles, aporta mayor seguridad y tiene una función preventiva de conflictos entre las partes durante el desarrollo y ejecución del contrato. 

Si consta con claridad qué es lo que se espera de cada parte y qué es lo que cada parte tiene que hacer, se reducirán considerablemente los posibles problemas de interpretación. 

Pero, ni siquiera un profesional especializado puede tener en cuenta todos los posibles casos si no se le comentan las cuestiones relevantes para la empresa. Por lo que suele ser bueno reunirse con el profesional o responder cuestionarios para abarcar todos los temas trascendentes relacionados con la operación. Siempre hay temas muy importantes para nuestra pero no para otras del sector. 

* Además puede verse el punto 5 de las recomendaciones útiles al redactar tus contratos de empresa. 

2.21 En caso de contratos formalizados a través de internet, no asegurarse de que la otra parte presta activamente su consentimiento 
2.22 En caso de contratos con consumidores o usuarios, no tener en cuenta la aplicación de la normativa sobre Derecho de consumo 

3.- ¿Qué no hacer durante la vida del contrato? 

Recuerda que no debes tomar el contenido de este apartado con carácter universal o pensar que agota todos los supuestos, pues no es posible.

Hemos querido reflejar algunos de los errores frecuentes para que sean de utilidad en tus contratos de empresa. 

3.1 No dar un seguimiento a los contratos 

Una vez formalizado el contrato, la empresa debe estar al tanto de cómo se va ejecutando a efectos de concreción de los derechos y obligaciones de las partes, y tener siempre presente: 

  • La fecha de terminación y
  • Cualesquiera otras fechas relevantes a efectos de:
    • Renovaciones,
    • Preavisos… 
3.2 No acudir al contenido cuando surge un conflicto o una diferencia de opinión 

Revisar el contrato en estos casos: 

  • Permite a las partes tener más claras sus posibilidades en el conflicto y
  • Facilita la toma de decisiones adecuadas
3.3 No modificar el contrato por escrito cuando se acuerde por las partes algún cambio en su contenido 

Los cambios deben constar por escrito y firmados por ambas partes. De lo contrario, las partes se encontrarán ante una dificultad innecesaria a la hora de: 

  • Probar el contenido del contrato o
  • Un posible incumplimiento, especialmente si el cambio contraviene lo inicialmente convenido. 
3.4 No valorar la posibilidad de transigir aun en el caso en que las partes hayan iniciado un procedimiento judicial como consecuencia de la relación contractual 

La transacción judicial es un acuerdo al que llegan las partes para resolver un conflicto formalizado ante un Juez o Tribunal. El acuerdo es ejecutable y deberá especificar el contenido de lo acordado por las partes. 

También es posible llegar a un acuerdo extrajudicial, pero en este caso no será directamente ejecutable si una parte incumple. También puedes descargar nuestro Ebook para evitar los errores al contratar.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio