Incumplimiento de las obligaciones. Preguntas y Respuestas


Crear un negocio y gestionarlo lleva aparejadas numerosas obligaciones, además de beneficios. Desde las impositivas a las contraídas con clientes, proveedores etc… Recuerda que dejar documentadas las obligaciones e identificar los roles de los socios y trabajadores de la empresa evita conflictos y juicios.

Además, cada vez más las empresas tienen que reinventarse y renovarse continuamente. Es especialmente importante hacerlo antes que la competencia.

A la hora de prevenir los incumplimientos de obligaciones resulta esencial aprender a priorizar y realizar las tareas con antelación. Por otro lado, incluir una cláusula de penalización por incumplimiento en los contratos con proveedores o prestadores de servicios contribuye a la prevención y permite compensar los perjuicios, en su caso.

Los emprendedores han de ser capaces de:

  • Reaccionar,
  • Adaptarse rápidamente,
  • Ser creativos y resilientes.
  • Solucionar conflictos
  • Tomar decisiones rápidamente.
  • Conocer cómo otros empresarios gestionaron los momentos de crisis (frente a inversores, entre socios…).

Junto a los periodos de crecimiento, en los que resulta más fácil vender, toda empresa experimenta periodos de crisis que pueden ser:

  • Sectoriales, 
  • Económicas (nacionales o internacionales) o 
  • Internas, del propio negocio

Paradójicamente las crisis suelen ser también oportunidades para reinventarse. Además, en los momentos de crisis es cuando realmente se valora:

  • La adecuada elección de socios (teniendo en cuenta aspectos no sólo profesionales, sino también personales) y 
  • Los trabajadores y profesionales que se implican en los proyectos.

A continuación abordamos el incumplimiento de las obligaciones respondiendo a diversas preguntas sobre la materia. Matizar que hemos tratado de ordenar las preguntas al objeto de que la lectura de las mismas por el orden en que se han colocado tenga sentido para el lector.

Con independencia de la normativa aplicable, no dejes de investigar y/o asegurar el riesgo de las empresas con las que trabajas, para que no te pille desprevenido/a.

Una buena práctica es cobrar una parte por anticipado que al menos cubra los costes de productos o servicios que vamos a entregar, al objeto de que en caso de impago la empresa no incurra en pérdidas, sin perjuicio de la posibilidad de reclamar la responsabilidad de las obligaciones por incumplimiento, parcial.

Primera Pregunta: Julia M.J. nos pide que definamos concretamente qué es una obligación

Pues bien, Julia, la mejor definición de obligación está basada en la combinación del contenido de los artículos 1088 y 1911 del CC. 

Se trata del derecho del acreedor (entendiendo por acreedor cualquier persona a la que es debido algo) a obtener una prestación de dar, de hacer o no hacer por parte del deudor. Dicha prestación está garantizada con el activo patrimonial del obligado.

Segunda Pregunta: Juan P.L. nos pregunta que de dónde surgen las obligaciones

La respuesta aparece en el texto del Código Civil (art. 1089). Las obligaciones pueden surgir de varias fuentes. En particular:

  • De la ley.
  • De los contratos.
  • De los cuasi contratos.
  • De los actos y omisiones ilícitos.
  • De los actos u omisiones si el deudor incurre en culpa o negligencia.

Tercera Pregunta: Manuel I.D. quiere conocer en qué consiste el incumplimiento de las obligaciones y los tipos de incumplimiento que puede haber

Conviene recordar que en toda obligación corresponde al deudor el cumplimiento de la prestación que constituye su objeto. Y además, este cumplimiento debe hacerse de acuerdo con lo pactado por las partes.

El incumplimiento tiene lugar cuando no se produce la exacta y completa ejecución de la prestación por parte del deudor, y, por tanto, no se extingue la obligación.

Suelen distinguirse dos tipos de incumplimiento. 

  • El incumplimiento total, cuando el deudor no ha realizado ningún acto dirigido a ejecutar la prestación prometida, y 
  • El incumplimiento parcial, defectuoso o inexacto, cuando la prestación del deudor no se ajusta a lo pactado por las partes.

Cuarta Pregunta: Luis H.M. quiere conocer las consecuencias del incumplimiento de las obligaciones

La existencia de una obligación concede al acreedor el derecho a su ejecución o cumplimiento que puede ser voluntario o forzoso. Será forzoso en caso de resultar incumplida la obligación. Para ello es necesario que el incumplimiento sea imputable al deudor.

El incumplimiento supone una lesión del derecho de crédito del acreedor. Como consecuencia del incumplimiento el acreedor tendrá derecho a una indemnización por los daños y perjuicios sufridos. No obstante, para que éste pueda obtener la ejecución forzosa debe acudir a los tribunales y obtener una sentencia favorable a sus pretensiones.

El incumplimiento por una de las partes exonera a la otra de la obligación de cumplir con su contraprestación en virtud de la excepción de contrato incumplido (exceptio non adimpleti contractus).

Quinta Pregunta: María M.M. quiere conocer los tipos de incumplimiento parcial

El incumplimiento parcial puede darse de varias formas. Hay incumplimiento parcial cuando:

  • Hay una falta de identidad entre la cosa o servicio debido y la cosa o servicio prestado.
  • Hay una falta de integridad en la prestación prometida.
  • La prestación no se realiza en el lugar y tiempo especificados en el contrato.

Sexta Pregunta: ¿Qué es la mora?, Clara P.D.

La mora es un supuesto de incumplimiento parcial. Se trata del retraso en el cumplimiento de la obligación, siempre que sea relevante.

De acuerdo con el artículo 1.100 del Código Civil, el deudor incurre en mora desde que el acreedor le exige el cumplimiento de la obligación sea por vía judicial o extrajudicial. Con la excepción de que el acreedor por su parte no cumple o no se allane a cumplir su obligación de acuerdo con lo pactado.

La ley prevé, además, una serie de casos en que no es necesario el requerimiento del acreedor para que surja la mora. Son tales:

  • Si se hubiere establecido expresamente en la obligación.
  • Si se hubiere establecido expresamente en la ley, o
  • Cuando el tiempo sea motivo determinante para el establecimiento de la obligación y resulte claramente de lo pactado por las partes.

Séptima Pregunta: ¿Está obligado el deudor a responder en todo caso o existen casos en que no tiene obligación de responder?, Carlos O.G.

Al responder anteriormente a Luis, dijimos que el incumplimiento tiene que ser imputable al deudor.

La respuesta a la pregunta de Carlos O.G. se encuentra en el artículo 1101 CC que establece que tienen obligación de indemnizar los daños y perjuicios causados los siguientes deudores:

  • Los que al tiempo de cumplir sus obligaciones incurren en dolo.
  • Los que al tiempo de cumplir sus obligaciones incurren en negligencia.
  • Los que al tiempo de cumplir sus obligaciones incurren en mora. Y,
  • Los que de cualquier otro modo contravengan sus obligaciones.

Entonces, ¿cuándo no se responde?

Cuando el incumplimiento se debe a causas ajenas a la voluntad del obligado, que se concretan los supuestos de caso fortuito y fuerza mayor.

Así, de acuerdo con el artículo 1.105 del Código Civil, nadie responderá de los sucesos que no hubieran podido preverse (caso fortuito) o que previstos, fueran inevitables (fuerza mayor). No obstante, esta regla tiene algunas excepciones.

Así, responderá el deudor aun en supuestos de caso fortuito y fuerza mayor:

  • Si así se hubiese dispuesto expresamente en la ley.
  • Si así se hubiese pactado expresamente por las partes. Y,
  • Para el caso fortuito en las obligaciones genéricas, pues en ellas no se exime de responsabilidad al deudor en caso de pérdida por caso fortuito.

Además, conviene destacar que la prueba del caso fortuito corresponde al deudor.

Sobre la responsabilidad de las obligaciones, dice Séneca: por una pequeña suma de dinero se vuelve uno tu deudor; si la suma es grande, se vuelve tu enemigo

Pregunta Octava: Marta U.P. quiere que comentemos cuáles son los criterios para determinar cuando una persona es responsable del incumplimiento de las obligaciones contraídas (h2)

Marta está realmente preguntando por los criterios de imputabilidad de las obligaciones.

El deudor tiene responsabilidad por el incumplimiento de las obligaciones contraídas en los casos siguientes:

  • Cuando haya mediado culpa o negligencia por su parte
  • En los casos en que exista dolo.

Responsabilidad de las obligaciones por culpa

La culpa consiste en la acción u omisión voluntaria y sin malicia que impide que pueda cumplirse normalmente con la obligación. (art. 1104 CC).

En caso de culpa el Código Civil (art. 1.103) permite que la responsabilidad de las obligaciones pueda ser moderada por los tribunales atendiendo al caso concreto. A continuación define lo que se entiende por culpa o negligencia del deudor de una forma similar a la que acabo de exponer 

Responsabilidad de las obligaciones por dolo

El dolo es una acción u omisión que impide el cumplimiento normal de la obligación con intención de producir un resultado antijurídico. 

En este caso sí que existe malicia. Por ello, no hay posibilidad de moderar la responsabilidad por los tribunales y el deudor es responsable de todos los daños que se deriven de la falta de cumplimiento (arts 1102 y1107 pº 2º CC).

Pregunta Novena: Pedro O.S. pregunta por las acciones que pueden ejercitarse ante el incumplimiento de una obligación

En caso de incumplimiento tendrá la parte que haya cumplido derecho al resarcimiento de daños y abono de intereses.

Desde un punto de vista genérico pueden ejercitarse las siguientes acciones:

1.-.Acción de cumplimiento.- Tiene por objeto obtener la condena del deudor a cumplir con lo debido en la forma en que se pactó (cumplimiento en forma específica) o, no siendo posible, el cumplimiento por equivalente. 

Esta acción se recoge expresamente dentro del artículo 1.124 del Código Civil, que se refiere a la posibilidad de resolver los contratos y/o las obligaciones recíprocas en caso de incumplimiento por una de las partes.

Se configura como una opción del perjudicado el exigir el cumplimiento o bien optar por la resolución. Además, en el caso de optar por el cumplimiento aún será viable la resolución de la obligación cuando el cumplimiento resultase imposible.

2.- Resolución de la obligación.- Es posible optar por la resolución según lo anteriormente manifestado. 

La resolución a que se refiere el artículo 1.124 del CC puede entenderse como condición resolutoria tácita y supone que frente al incumplimiento de una de las partes surge para la otra el derecho de solicitar que se deje sin efecto el contrato, con el correspondiente resarcimiento de daños y perjuicios.

3.- Acción de resarcimiento de daños y perjuicios.- Para obtener la indemnización de daños y perjuicios que va aparejada con la responsabilidad por el incumplimiento de una de las partes a favor de la otra. Está basada en el artículo 1101 CC.

Está indemnización comprende el valor de la pérdida sufrida (daño emergente) y el de la ganancia dejada de obtener (lucro cesante) [art. 1106 CC]-

Su ámbito depende de si nos encontremos ante un deudor culposo o ante un deudor doloso. 

  • En el caso del deudor culposo, serán indemnizables únicamente los daños y perjuicios previstos o que se hayan podido prever al tiempo obligarse y se produzcan necesariamente con el incumplimiento.
    • Esta acción de indemnización puede ejercitarse también en caso de responsabilidad de las obligaciones extracontractuales sobre la base del art. 1902 CC.
  • En el caso del deudor doloso, serán indemnizables todos los daños y perjuicios que se deriven de la falta de cumplimiento de la obligación.

Pasamos a centrarnos ahora las preguntas en un supuesto concreto de responsabilidad de las obligaciones por incumplimiento, la falta de pago.

Pregunta Décima: Cristiana P.C. quiere saber cuáles son los efectos del incumplimiento de la obligación de pago

La obligación consiste en el deber de entregar una cantidad de dinero

El retraso en el pago conlleva la indemnización de daños y perjuicios que en este caso de conformidad con el artículo 1108 CC se concreta en el pago de los intereses pactados para estos casos, y en su defecto el interés legal que se publica en el BOE, salvo que se haya pactado lo contrario.

Además, los intereses vencidos generan interés legal desde la reclamación judicial (art. 1109 CC).

Si bien no se establece un plazo legal para el pago con carácter general, hay que tener en cuenta que los negocios se rigen por su normativa específica. 

En materia de falta de pago de las obligaciones entre empresarios hay que remitirse a la Ley 3/2004, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales.

En la actualidad el plazo para el pago es el pactado entre las partes, si bien, en defecto de pacto, el plazo es de 30 días naturales desde la fecha de recepción de las mercancías o de la prestación de los servicios [O, desde la comprobación de los bienes o servicios].

Las partes pueden acordar un plazo mayor, pero la ley establece un plazo máximo de 60 días naturales. No obstante, se admite que se agrupen facturas a lo largo de un período determinado siempre que no exceda de 15 días. En este caso el plazo de pago no podrá exceder de 60 días naturales desde la mitad del período de la factura resumen periódica o de la agrupación periódica de facturas.

Sin perjuicio de lo anterior en el comercio minorista se rige la Ley 7/1996, de 15 de enero (Ordenación del Comercio Minorista). Su artículo 17 prevé que a falta de pacto sobre el plazo los comerciantes deben pagar el precio de las mercancías que compren antes de 30 días desde la fecha de entrega. 

Pregunta Duodécima: Silvia F.T. quiere conocer las especialidades del incumplimiento de pago entre empresas

Entre empresarios (Ley 3/2004) las consecuencias del incumplimiento del deudor se producen sin necesidad de requerimiento del acreedor. (El deudor deberá pagar el interés de demora pactado en el contrato o, en su defecto, el interés legal. 

Además, también sin necesidad de requerimiento la ley concede al acreedor el derecho a reclamar una indemnización por los costes de cobro de 40 euros. (Nótese que este montante no implica un límite legal para el acreedor que podrá reclamar una cantidad superior siempre que pueda justificarla).

Para el comercio minorista la Ley 7/1996 establece que se devengarán intereses moratorios de forma automática a partir del día siguiente al señalado para el pago o partir del día siguiente a aquel en que deba efectuarse el pago (antes de 30 días naturales desde la entrega de las mercancías).

De acuerdo con esta última ley, los intereses devengados en ningún caso serán inferiores al interés legal incrementado en un 50 por ciento.

Pregunta Decimotercera: Susana G.G. nos pregunta qué ocurre se pacta un plazo de pago y un tipo de interés distintos de los establecidos por la normativa vigente

La regulación de plazos y tipos de interés tiene carácter subsidiario. 

En la práctica la Ley de Morosidad está muy lejos de cumplirse adecuadamente, incluyendo los casos de incumplimientos por las Administraciones públicas. (Respecto a estas últimas, es de aplicación el Real Decreto 635/2014 sobre la metodología de cálculo del periodo medio de pago a proveedores de las Administraciones Públicas).

No obstante, las cláusulas que difieran de lo dispuesto en la ley proporcionando al deudor una mayor liquidez a costa del acreedor sin justificación alguna pueden ser declaradas abusivas por los tribunales. 

Estos disponen además de facultades moderadoras y pueden determinar las consecuencias de la ineficacia de tales cláusulas.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio