Contrato y Actividad empresarial. Tipos

Cuando alguien se decide a emprender, lo más recomendable es que haya trabajado o tenga experiencia en el sector de actividad en el que se desarrollará su proyecto. En cualquier caso, es necesario formarse y aprende lo más posible sobre dicho sector:

  • Su situación,
  • Necesidades, 
  • Debilidades y amenazas
  • Fortalezas y oportunidades
  • Indicadores clave. (Sin perjuicio de los indicadores de Marketing).

En este sentido, conviene acudir a eventos del sector y hacer networking. No hay que olvidar que en los negocios las relaciones con personas son fundamentales.

Recomendaciones al emprendedor sobre el sector y las actividades empresariales

Otras posibles recomendaciones incluyen:

  • Que el sector no esté saturado y a ser posible se encuentre en crecimiento, ya que de esta manera conseguir clientes será más fácil y satisfactorio.
  • Que el sector genere clientas habituales en lugar de esporádicos, lo que facilita la adopción de un modelo de ingresos recurrente.

Escuchar al mercado y mirar lo que hacen las empresas del sector permiten al emprendedor:

  • La posibilidad de innovar, 
  • Emplear la tecnología disponible,
  • Posicionarse en un segmento atractivo, 
  • Copiar lo que funciona,
  • Diferenciarse de la competencia y
  • Conocer lo que va a ocurrir con antelación.

Además, el emprendedor debe aprender a gestionar el tiempo adecuadamente orientándose a actividades importantes o urgentes y delegando el resto. Especialmente aquellas actividades en que el emprendedor no es un experto o que no realiza con pasión.

Es importante que exista un balance entre las actividades operativas, para mantener funcionando el negocio y conseguir ventas; y las estratégicas, orientadas a ser más competitivo, crecer y conseguir objetivos a largo plazo.

Otras actividades interesantes para el emprendedor incluyen:

  • El desarrollo de la marca y/o marca personal,
  • El mentoring o
  • Buscar un salario emocional.

Papel del contrato en la actividad empresarial

Para determinar el papel del contrato en la actividad empresarial tratamos los tipos de contratos más habituales que necesita una PYME.

Contrato de Compraventa

Se trata de uno de los contratos más frecuentes. Seguramente el más habitual. Su efecto fundamental es la transmisión de la propiedad de la cosa vendida.

La compra-venta puede tener un objeto (la cosa vendida) presente o futuro, aunque es necesario que pueda ser vendida (que esté en el comercio).

Lo normal es que la cosa vendida pertenezca al vendedor, pero se admite la posibilidad de que éste la adquiera una vez firmado el contrato, pero antes del tiempo previsto para la entrega.

Por el contrato de compraventa el vendedor se obliga a entregar una cosa concreta al comprador y éste a pagar a aquel como contraprestación un precio cierto

No son requisitos necesarios ni la inmediatez de la entrega de la cosa comprada, ni que el pago haya de realizarse al contado o en el momento de la compraventa.

Ejemplos de Contrato de Compraventa Mercantil en la actividad empresarial

Aunque el contrato de compraventa puede ir referido a cualquier tipo de bienes (por ejemplo, en el caso de Jimena R.L., ella quería adquirir el local en que había decidido trasladar su negocio), en el comercio son especialmente frecuentes los relacionados con la compraventa de mercancías

Luis T.G. quería formalizar un contrato de compraventa de un pedido elevado. Sin embargo el abogado que eligió le recomendó un contrato de suministro que tuviese en cuenta su actividad empresarial, pues tenía planeado realizar pedidos sucesivos del mismo tipo a la misma empresa.

En la práctica, a pesar de la conveniencia de realizarlo, el contrato de compraventa de mercancías muchas veces no se documenta por escrito. Esto es especialmente importante:

  • Cuando se habla de cantidades importantes (lo cual debe entenderse en términos relativos dependiendo del negocio) o 
  • Cuando se repiten las compraventas en el tiempo.

Contrato de Arras o señal

Se trata de un contrato accesorio a un contrato de compraventa o de promesa de venta. Incluso puede configurarse como una cláusula de estos. 

En virtud del contrato de arras, el comprador y vendedor deben compensar a la otra parte en caso de que una de ellas decida no perfeccionar el contrato al que complementan.

Se distinguen dos tipos de arras:

  • Las confirmatorias, cuando la parte receptora se compromete a devolver la misma cantidad recibida si al final no se llega a perfeccionar la compraventa.
  • Y las penitenciales, cuando una de las partes se compromete a devolver el doble de la cantidad recibida en concepto de arras.

Ejemplo de Contrato de Arras en la actividad empresarial

Mateo P.H. pensaba vender un solar propiedad de su empresa. El comprador necesitaba, por su parte, conseguir la aprobación previa de sus socios, por lo que el abogado de Mateo P.H. le recomendó que formalizase primero un contrato de arras.

Contrato de Promesa de compra-venta

Por este el contrato de promesa de venta las partes se comprometen a celebrar en un plazo determinado una compraventa. Por ello, en este contrato se describe los términos generales de la compra-venta futura e incluso pueden establecerse arras.

Ejemplo de Contrato de Promesa de compra-venta en la actividad empresarial

Segundo R.S. estaba negociando los términos de la compraventa de una nave industrial queriendo asegurar que la compraventa se produciría, pues resultaba esencial para el desenvolvimiento de su actividad empresarial. Por las circunstancias de comprador y vendedor en ese momento no podían determinar todos los términos de la futura compraventa, por lo que optó por un contrato de promesa de venta.

Contrato de Arrendamiento

Por este contrato de arrendamiento una persona, generalmente el propietario, se obliga a dar a otra el goce o uso de una cosa por tiempo determinado a cambio de un precio cierto.

Ejemplo de Contrato de Arrendamiento en la actividad empresarial

Jaime E.P. quería comprar una oficina, pero no terminaban de convencerle las que veía. Por ello, se decidió por un contrato de arrendamiento de oficina en la zona que deseaba mientras continuaba buscando lo que quería.

Contrato de Mandato o Representación

Es un contrato por el que una persona, mandatario, se obliga a realizar un acto jurídico por cuenta y encargo de otra, mandante.

Cuando el mandato se celebra dentro de la esfera mercantil suele denominarse comisión mercantil.

Se caracteriza porque:

  • El mandatario:
    • Debe ejecutar el encargo conforme a las instrucciones del mandante y sin traspasar los límites del mandato. 
    • Debe informar al mandante de las operaciones que está realizando.
    • Puede delegar su actividad a otra persona, pero asume la responsabilidad por la actuación del delegado.
  • El mandante:
    • Debe abonar al mandatario la correspondiente comisión, si así se hubiere pactado. (El mandato o comisión mercantil se caracteriza porque existe la comisión).
    • Debe entregar una provisión de fondos o anticipar la comisión, si así se pacta.
    • Responde de los compromisos del mandatario en su nombre siempre que estos se encuentren dentro de los límites de las instrucciones dadas en su momento.

Ejemplo de Contrato de Mandato o Representación en la actividad empresarial

Samuel O.R., propietario de una empresa de alimentación necesitaba delegar su firma en otra persona para evitar desplazamientos innecesarios. Así, formalizó un contrato concediendo a su hijo poder de representación para que pudiera actuar en su nombre. cuando lo necesitase.

Contrato de Comisión Mercantil

Mediante este tipo de contrato el comisionista se obliga a realizar actos o negocios jurídicos de naturaleza mercantil por cuenta del comitente. Y éste último se obliga a pagar una comisión al comisionista cuando alcance el objetivo pactado.

El comisionista puede actuar:

  • En nombre del comitente, y, por tanto, con poder de representación. 

En este caso los efectos del negocio jurídico se producirán entre el comitente y la persona que contrató con el comisionista.

  • En nombre propio sin revelar el nombre de su comitente, en cuyo caso quedará obligado el comisionista con el tercero de modo directo. 

Sin perjuicio de lo anterior, deberá trasladar los resultados del negocio al comitente.

Los contratos de comisión son frecuentes en el marco de los contratos de compraventa o de transporte.

  • Contrato de COMPRAVENTA.- Las comisiones se producen en el caso de que el comisionista compre o venda por cuenta del comitente,.
  • Contrato de TRANSPORTE.- Las comisiones se producen cuando el comisionista contrata el transporte por cuenta del comitente.

Ejemplo de Contrato de Comisión Mercantil en la actividad empresarial

Marisol D. C. quería contratar a una empresa para que le consiguiese más contratos en la Comunidad Autónoma en que tenía previsto expandirse. El contrato que formalizó con la empresa colaboradora fue el de Comisión Mercantil.

Contrato de Agencia

Por el contrato de agencia un empresario asume de modo permanente y mediante retribución la tarea de promover o concertar contratos en nombre por cuenta de otro en un territorio determinado.

A pesar de la similitud entre el contrato de agencia y el de comisión, existen claras diferencias que caracterizan el contrato de agencia:

  • La continuidad y estabilidad que persiste en la relación entre agente y el empresario.
  • Además, el agente actúa en nombre y por cuenta de la empresa. Y no asume el riesgo de las operaciones que promueve.
  • El contrato de agencia es un contrato bilateral oneroso, puesto que la actividad del agente ha de ser remunerada.

Ejemplo de Contrato de Agencia en la actividad empresarial

Beatriz G.L. quería contratar una persona para actuase como agente de la empresa en Francia. En este caso, la persona a contratar no asumía ningún tipo de riesgo y debía actuar en nombre y por cuenta de la empresa de Beatriz G.L. 

Por tanto, Beatriz G.L. necesitaba un contrato de agencia.

Contrato de Permuta

En el contrato de permuta las partes intercambian bienes o derechos, sin que exista un flujo monetario entre las mismas.

Ejemplo de Contrato de Permuta en la actividad empresarial

Oscar. I. R. quería cambiar una finca con otra empresa, pero la suya tenía mayor valor. En este caso la operación se llevó a cabo formalizando un contrato de permuta con sobreprecio, de forma que la otra empresa se comprometiese, además de a entregar su finca, a pagar a Oscar I.R. la cantidad convenida.

Contrato de Depósito de mercancías

El depósito mercantil es similar a un contrato de arrendamiento, pero con aspectos de otros contratos, como:

  • El mantenimiento, 
  • La clasificación de las mercancías, e incluso puede incluir 
  • Su utilización si fuesen productos perecederos. (Dependerá del contenido del contrato).

Ejemplo de Contrato de Depósito Mercantil en la actividad empresarial

Carlos Q. L. necesitaba que las mercancías que iba a traer desde China permaneciesen en un almacén hasta que determinase a dónde tendrían que dirigirse cada una de las partidas. En este caso llegó a un acuerdo con otra empresa para realizar un contrato de depósito mercantil.

Contrato de Distribución

Mediante el contrato de distribución el empresario distribuidor se obliga a adquirir a otro empresario en nombre y por cuenta propia productos para la reventa. Mediante este contrato el distribuidor se integra en la red de distribución de los productos del fabricante.

Puede existir o no exclusividad en una determinada zona. 

Es posible también que el fabricante o cedente se obligue a otorgar al distribuidor servicios de asistencia postventa.

Ejemplo de Contrato de Distribución en la actividad empresarial

Alfonso M.P.decidió vender sus productos en Hong Kong, pero los costes de establecer allí una delegación de su empresa le desanimaron. No obstante, la formalización de un contrato de distribución entre su empresa y una empresa local interesada en comercializar sus productos en Hong Kong permitió hacer realidad su objetivo.

Contratos de garantía

Dentro de los Contratos de garantía podemos encontrar:

1.- Contrato de prenda

Se trata de un contrato por el cual una persona garantiza un derecho de cobro poniendo a disposición de la otra parte un bien mueble o un derecho. 

Si la prenda se encuentran en poder de la persona beneficiaria podemos encontrarnos con una combinación de los contratos de prenda y de depósito.

2.- Contrato mercantil de crédito documentario

Por el contrato de crédito documentario el importador da a su banco una orden para que pague cuando el banco de la empresa exportadora presente al primer banco la documentación que justifique que se ha realizado la operación pactada.

El crédito documentario puede ser revocable, irrevocable, confirmado o transferible.

Contrato de cesión de derechos

Se trata de un contrato que puede ir referido tanto a derechos reales como de crédito.

En el contrato de cesión de derechos el cedente traspasa al cesionario determinados derechos para el uso, cobro o disfrute de este último.

Contratos para satisfacer las necesidades de financiación de la Pyme

Podemos distinguir en este punto los siguientes tipos de contratos mercantiles:

1.- Contrato mercantil de préstamo

Es aquel en virtud del cual una persona entrega a otra una cantidad de dinero que se va devolviendo en plazos regulares. La duración variará en función de lo pactado por las partes.

El montante del dinero solicitado, se entrega al principio del contrato y la remuneración del prestamista suele consistir en el pago de intereses.

2.- Contrato de préstamo documentado en póliza

Este tipo de contrato mercantil existe cuando el préstamo está documentado en una póliza y se caracteriza porque:

  • En la póliza se identifican las características del contrato de préstamo.
  • También se pueden describir todas las garantías que se hayan establecido, con excepción de las hipotecarias, porque estas últimas deben formalizarse en escritura pública.

3.- Contrato mercantil de préstamo hipotecario

Tiene lugar cuando el préstamo cuenta con una garantía hipotecaria. La garantía hipotecaria puede ser un bien mueble o inmueble de valor considerable.

En este caso, si no se devuelve el importe de las cuotas del préstamo se ejecuta la garantía, perdiendo el prestatario la propiedad del bien objeto de esta. 

Suele tratarse de contratos de larga duración.

En tanto no se ejecute el bien garantizado éste sigue siendo de propiedad del prestatario, quien lo tiene a su disposición para utilizarlo.

4.- Contrato mercantil de línea de crédito

Se trata de un contrato bancario por el que se abre una línea de crédito disponible en cuenta corriente, respaldada por efectos.

Así, en caso de que no se utilice todo el dinero disponible, el beneficiario sólo debe pagar los intereses de la cantidad que se haya dispuesto, además de reintegrar dicha cantidad en los plazos determinados.

También es necesario el reembolso de los gastos ocasionados por el dinero efectivamente dispuesto durante el contrato.

5.- Contrato mercantil de forfaiting

Se trata de un contrato para financiar ventas a medio y largo plazo de bienes de equipo, generalmente en operaciones internacionales.

Este tipo de contrato es el instrumento de pago y puede o no estar avalado.

Es una modalidad de financiación de exportaciones. Consiste en el descuento sin recurso por una entidad financiera o empresa de forfaiting de los derechos de cobro que tenga pendientes el cliente en un país determinado.

Los derechos de cobro están generalmente documentados en efectos mercantiles, como letras o pagarés.

6.- Contrato de crédito en cuenta corriente

Este tipo de contrato consiste en la apertura de una cuenta corriente de crédito y puede formalizarse en una póliza o en escritura pública.

No resulta imprescindible la entrega de efectivo.

Contratos asimilados al de arrendamiento de servicios

En este punto pueden distinguirse:

1.- Contrato de Cesión de uso de licencias

En este caso el cedente habilita al cesionario el uso de un programa, una marca, un modelo de utilidad, una patente o similar por un tiempo, para un uso y en un ámbito geográfico delimitados.

2.- Contrato de renting

Se trata de un contrato de arrendamiento con garantía de mantenimiento y reposición o actualización tecnológica. Pero, no incluye una opción de compra.

3.- Contrato de Leasing

Se trata de un contrato mercantil autónomo mediante el cual una parte cede el uso de bienes –muebles o inmuebles- con opción de adquisición de la propiedad de los mismos al final de la vigencia del contrato.

En este tipo de contrato los costes financieros pueden suponer un sobrecoste que se va computando como gasto para el arrendatario.

El buen estado del bien durante el arrendamiento suele ser objeto de seguros.

4.- Corretaje o intermediación

En el contrato de corretaje o intermediación el corredor pone en contacto a dos partes para que éstas lleven a buen fin un negocio, normalmente de compraventa. Como contraprestación a su labor el intermediario obtiene una comisión sobre el precio de venta acordado por las partes.

En este caso estamos hablando de servicios de intermediación.

5.- Contrato mercantil de factoring

Se trata de un contrato útil, si interesan los servicios prestados por empresas que asumen el riesgo de crédito.

El contrato de factoring implica la cesión en firme del riesgo de crédito o comercial a corto plazo y antes del vencimiento por parte de la PYME a una firma especializada –factor-.

El cedente del crédito debe garantizar la legitimidad del mismo, pero no la solvencia del deudor. Y, el factor, asume el riesgo de cobro del crédito comercial cedido.

6.- Contrato de transporte

Podemos incluir también en este grupo el arrendamiento de servicios de transporte.

En virtud del contrato de transporte el transportista se obliga a conducir mercancías de un lugar a otro por cuenta del cliente o cargador. Como contraprestación el cargador ha de pagar un precio.

  • Se considera transportista toda persona física o jurídica titular de una empresa destinada a transportar mercancías por cuenta ajena con sus propios medios personales y materiales.
  • No se considera transportista la empresa que realiza transportes para atender necesidades complementarias de su actividad principal, salvo que éstas consistan en el transporte de mercancías. 

Contrato de franquicia

Una fórmula que permite a la empresa crecer con capital ajeno es el modelo de franquicia. En este modelo, es esencial que existan una política de marketing e imagen pública uniforme. Así como, garantizarse que el consumidor o usuario recibe productos o servicios similares en todos los establecimientos del franquiciador o franquiciados.

La franquicia es un contrato entre dos empresarios independientes en virtud del cual uno de ellos, el franquiciado, pasa a integrarse en la red comercial del franquiciador. 

Como contraprestación a la integración en la red del franquiciador, el empresario franquiciado suele asumir la obligación de pago de una entrada, y, en todo caso, el pago de royalties en función de la actividad.

Se trata de un contrato mercantil carente de regulación específica que surge por yuxtaposición de diversos contratos para integrar un modelo de distribución comercial, generalmente en régimen de exclusiva.

Son o pueden ser elementos del contrato de franquicia:

  • La marca, 
  • El know how, 
  • La licencia de tecnología, o 
  • La publicidad, entre otros.

Es usual fijar un objetivo mínimo de ventas por parte del franquiciador, quien también establece los precios de los productos que suministra.

Contratos relacionados con el marketing o la publicidad

Contrato de patrocinio

Por el contrato de patrocinio publicitario el patrocinador se obliga al pago de una cantidad de dinero al patrocinado a cambio del derecho de mostrar su imagen en soportes promocionales, canales de difusión, información u otros.

Además, cabe la posibilidad de que el pago se realice en especie.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio