El Contrato de Arrendamiento de Servicios y el Contrato de Trabajo en el Ámbito de la Empresa

Si bien al empezar es mejor contar con un reducido el número de empleados, cuando el proyecto empieza a crecer hacer equipo con los colaboradores es uno de los mejores consejos para un emprendedor. Esta es la etapa en que es preciso delegar, liderar y coordinar un equipo para mantenerlo contento y motivado.

No hay que olvidar que junto a aspectos técnicos o científicos el emprendedor debe tratar cuestiones económicas, financieras, legales, logísticas, de contabilidad, o de producción, entre otras. Por ello, son necesarios socios o empleados que tengan los antecedentes y experiencia relevantes. 

¿Cómo contratar personal en el ámbito de la Empresa?

Contratar personal 1es una de las decisiones más importantes de una empresa. Para ello es necesario tener dinero suficiente y tomarse el tiempo necesario para elegir a la persona adecuada. Describir los perfiles, los puestos, las responsabilidades y el presupuesto necesario. 

Conviene buscar colaboradores inteligentes con puntos de vista diferentes. Recuerda que estás formando el equipo que te ayudará a escalar en el negocio. En cualquier caso, un equipo comprometido estará allí cuando los tiempos se pongan difíciles.

Los empleados además de ser los mejores profesionales en sus respectivos campos deben encajar con los valores de la empresa. También es importante su motivación, hasta el punto de que existe una tendencia a priorizar la actitud frente a las habilidades a la hora de contratar.

En el caso socios debe quedar claro lo que hace cada uno. Además, siempre es aconsejable firmar un pacto de socios en el que se especifique lo que cada uno se compromete a aportar y en qué medida. Recuerda que los equipos directivos diversos y complementarios suelen gestionar empresas más rentables. 

Otras cuestiones a tener en cuenta cuando se está formando un equipo son:

  • Lo que cada persona suma a la productividad de la empresa.
  • Mantener un buen ambiente de trabajo. 
  • Que el aumento de la plantilla o de los socios no obstaculice la rapidez en la toma de decisiones.
  • Las ventajas de una causa común que vaya más allá del dinero.

Relaciones entre el contrato de arrendamiento de servicios y el contrato de trabajo

Notas sobre el arrendamiento de servicios

El contrato de arrendamiento de servicios aparece regulado dentro del código civil en los artículos 1544 y 1583 y siguientes. No obstante, hay que decir que esta regulación es mayoritariamente obsoleta

Solo hace referencia a determinados tipos de trabajadores asalariados, factores, dependientes, y mancebos. No se hace referencia a los trabajadores para los que se mantiene en vigor la referida regulación, es decir, los trabajadores no dependientes.

El ámbito del contrato de arrendamiento de servicios abarca cualesquiera tipos de prestaciones en el que una de las partes realiza para la otra un servicio a cambio de un precio determinado. 

Recordar que se entiende por servicio a tenor del diccionario de la real academia española, la prestación realizada por una persona que tiene por objeto satisfacer una necesidad de carácter social o una necesidad de otra persona, distinta de la producción de bienes.

La prestación de servicios ha de tener por tanto en cuenta:

  • Lo pactado por las partes en el contrato, 
  • Lo determinado por los usos y costumbres, 
  • El contenido de las normas legales en materia de obligaciones y contratos, y, en su caso, 
  • La normativa específica que rija la profesión de que se trate.

Se trata de una materia sobre la que hay numerosa interpretación jurisprudencial, ya que el ámbito del contrato de arrendamiento de servicios se ha visto notablemente reducido a partir de la revolución industrial por la normativa específica que regula las relaciones de carácter laboral o trabajo por cuenta ajena.

Profesionales liberales y trabajadores autónomos

Podemos encontrar contratos de prestación de servicios en el caso de:

  • Profesionales liberales, 
  • Trabajadores autónomos,
  • Otros que realicen determinadas labores para la empresa que los contrata sin que concurran la ajenidad y la dependencia.

El contrato de trabajo

El nacimiento del contrato de trabajo dio lugar a una nueva rama del ordenamiento jurídico que se conoce con el nombre de Derecho Laboral, existiendo abogados laboralistas que en su mayoría son además abogados de accidentes laborales.

Son notas esenciales de la existencia de una relación laboral:

  • La dependencia –qué implica que el trabajador se somete a la organización y disciplina del empresario-, 
  • La ajenidad –que supone que los riesgos consecuencia del trabajo son asumidos por el empresario-, 
  • El carácter personalísimo y 
  • La voluntariedad, además de 
  • La necesidad de que exista una retribución por parte del empresario.

En el caso del contrato de arrendamiento de servicios no se dan las notas de ajenidad y dependencia, sin perjuicio de que pueda ser de carácter personalísimo (o no), haya de ser voluntario y generalmente retribuido. 

El prestador de los servicios es quien asume los riesgos consecuencia de su trabajo. Y no se somete a la organización y disciplina empresario con independencia de que pueda recibir instrucciones.

Los contratos de trabajo se sujetan a la normativa laboral, en que destaca como norma el Estatuto de los Trabajadores. 

Divergencias entre el contrato de arrendamiento de servicios y el contrato de trabajo

Se trata de dos tipos de contrato que pueden coexistir en una determinada empresa. 

A efectos prácticos su diferencia más destacada es que salvo que se hubiese pactado otra cosa en el contrato de arrendamiento de servicios, éste no da lugar a una indemnización a favor del prestador de los servicios en el momento en que se produce la terminación del contrato.

Sin embargo, existen supuestos en el marco de una relación jurídica laboral que determinan que la extinción de un contrato de trabajo puede dar lugar a una indemnización por despido improcedente a favor del trabajador. 

  • En el caso de que la empresa no acredite el incumplimiento del trabajador, o bien, 
  • De mediar defectos de forma.

La tendencia al Outsourcing (o externalización) en el ámbito empresarial

Se conoce como externalización, una práctica en la que se contrata con terceros labores propias del ciclo productivo de la empresa contratante, al objeto de simplificar la elaboración de bienes o prestación de servicios de la empresa contratante. No se trata de un fenómeno nuevo, sino que es lo que se ha denominado tradicionalmente subcontratación.

La externalización de servicios debe tener en cuenta la normativa laboral (en este sentido, tanto el Estatuto de los trabajadores como la Ley General de la seguridad social, la Ley de prevención de riesgos laborales y La ley de infracciones y sanciones en el orden social).

Contratas y subcontratas de servicios

Una de las notas que el artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores exige para la externalización o subcontrata de servicios es que se trate de servicios correspondientes a la actividad propia del empresario principal que contrata. Es decir, actividades que sean necesarias para la consecución del fin objetivo de la empresa principal. 

Por tanto, se excluyen las labores que no se puedan realizar con los medios habituales de la empresa.

Es importante señalar que la responsabilidad empresarial por obligaciones de naturaleza salarial o relativas a la seguridad social respecto a trabajadores de la empresa subcontratista tienen carácter solidario (para la empresa subcontratante y la subcontratista) durante la vigencia del contrato y durante el año siguiente a la terminación.

¿En qué Consiste la Responsabilidad Civil?

En nuestro ordenamiento jurídico existen dos regulaciones diferentes de la responsabilidad civil,

  • Según que se derive de los contratos –es decir, de lo que se haya pactado entre las partes-, la responsabilidad civil contractual; o 
  • Que se trate de los casos en que se produce daño a un tercero sin que medie entre las partes ninguna obligación. Esto último es lo que ocurre cuando se da la responsabilidad civil extracontractual.

En caso de la responsabilidad civil contractual, se regula en los artículos 1101 a 1108 del código Civil. 

La responsabilidad civil extracontractual parte de la existencia de una culpa o negligencia del deudor y se regulan en los artículos 1902 y ss del mismo texto legal.

En ambos casos el principio es el mismo. Es decir, cuando se produce un daño hay que repararlo. Pero difieren en las consecuencias según lo que veremos a continuación.

Consecuencias de la responsabilidad contractual

El artículo 1101 CC establece que quedan sujetos a la indemnización de los daños y perjuicios causados los que en el cumplimiento de sus obligaciones incurran en dolo, negligencia o morosidad; y los que de cualquier modo contravinieren el tenor de aquéllas.

La indemnización u obligación de reparación comprende en este caso tanto el daño emergente como el lucro cesante, de acuerdo con el artículo 1106 del Código Civil. 

Es decir, se responde no sólo de la pérdida que se haya sufrido, sino también de la ganancia que se haya dejado de obtener. 

Además, varía según que el deudor sea 

  • De buena fe, en cuyo caso responde de los daños previstos o que se hayan podido prever al tiempo de constituirse la obligación y sean consecuencia necesaria de la falta de cumplimiento. 
  • De mala fe. En este caso el deudor responde de lo mismo que el deudor de buena fe, y además, de los daños que conocidamente se deriven de la falta de cumplimiento.

Consecuencias de la responsabilidad extracontractual

En este caso el deudor responde de todos los daños. Se trata del llamado cumplimiento in integrum o íntegro, en su totalidad.

El artículo 1902 del Código Civil establece que el que causa daño a otro interviniendo culpa o negligencia, ya sea por acción o por omisión, está obligado a reparar el daño causado. 

Además, responde no solamente de los actos u omisiones propios, sino también de los de aquellas personas por quienes se debe responder.

Plazo para reclamar la indemnización

Asimismo destacar que el plazo para reclamar la correspondiente indemnización de daños y perjuicios, ya se realice extrajudicial o judicialmente,  es diferente según se trate de responsabilidad civil contractual o extracontractual.

  • Para la responsabilidad civil contractual el plazo es el genérico de quince años que corresponde a las acciones personales, sin perjuicio de que pueda existir algún plazo específico, según el tipo de contrato.
  • Para la responsabilidad extracontractual, rige el plazo de un año.

Por otro lado conviene citar que cuando se contrata una póliza de responsabilidad civil ésta suele cubrir únicamente la responsabilidad extracontractual. Las aseguradoras, en principio, no aseguran la responsabilidad contractual que puede depender de la voluntad del asegurado.

A continuación nos referimos a un ejemplo de responsabilidad civil extracontractual, los accidentes viales en la empresa

La implicación de la responsabilidad civil en la empresa: El caso de los accidentes viales

Sin perjuicio de la posibilidad de reclamar, en su caso, una indemnización por accidente de tráfico, un accidente de tráfico en la empresa, genera o puede generar importantes costes.

El cálculo de las indemnizaciones se encuentra objetivado sobre la base del Real Decreto Legislativo 8/2004 y del baremo que se actualiza anualmente. En dicho baremo se determinan el valor de los días de hospitalización, impeditivos y no impeditivos y los puntos de indemnización por accidente tráfico que corresponden a cada tipo de secuelas. Se regulan también los factores de corrección y las indemnizaciones por causa de muerte.

Política de prevención de riesgos laborales

Recordar que las empresas tienen la obligación de observar lo dispuesto en la normativa sobre prevención de riesgos laborales con carácter general. La base de dicha normativa es la ley de PRL (Ley 31/1995) y el Reglamento sobre Servicios de Prevención (Real Decreto 39/1997, de 17 de Enero).

Podría plantearse la pregunta de si la seguridad vial forma parte o no de la PRL, y la respuesta ha de ser afirmativa. 

  • No existe ninguna exclusión expresa de la seguridad vial del ámbito de aplicación de las normas mencionadas. 
  • En el mismo sentido se refleja en el Anexo VI del RD 39/1997, más concretamente en el Punto 5 d) dentro del contenido mínimo del programa de formación de funciones de nivel superior.
  • Conviene traer a colación la norma ISO 39001 sobre sistemas de gestión de seguridad vial para su implantación en la empresa.

La prevención en materia de seguridad vial en la empresa

Una insuficiente prevención de riesgos laborales que se concrete en accidentes viales laborales puede traducirse en:

  • Costes de la defensa jurídica y peritajes, 
  • Posibles sanciones, o recargos de prestaciones.

El coste de prevenir los accidentes viales laborales, suele ser inferior que el importe de los costes a que podrían ascender los mismos en caso de producirse.

Por el contrario, el establecimiento de políticas de prevención puede tener ventajas, como:

  • Ahorro de costes directos, como consecuencia de medidas orientadas a la reducción de desplazamientos. Es el caso de la utilización del teletrabajo o las videoconferencias entre otros.
  • La posibilidad de beneficiarse del sistema de reducción de las cotizaciones por contingencias profesionales en los términos establecidos en el Real Decreto 404/2010 y su normativa de desarrollo.
  • Beneficiarse de los costes de oportunidad como consecuencia de, por ejemplo, necesitar menos espacio para aparcamiento.

Todo ello, sin perjuicio de otro tipo de beneficios para los trabajadores, como un incremento de la conciliación profesional y familiar o beneficios ambientales.

Accidentes viales laborales

Según datos estadísticos la mayor parte de los accidentes de trabajo se producen en España en el sector servicios y dentro de éste en los subsectores de correos y empresas de mensajería y de transporte, muy por delante del resto de sectores dentro del ámbito privado. 

Esto nos da una idea de que la mayor parte de los accidentes de trabajo que se producen son accidentes de tráfico.

Este tipo de accidentes supone aproximadamente el 10 % del total de los accidentes laborales que ocurren anualmente en España y pueden ser de dos tipos:

  • Los denominados in itinere, o en el trayecto para ir o volver del trabajo.

Este tipo de accidentes son calificados como tales como consecuencia de una construcción legal y jurisprudencial que trata de otorgar al trabajador mayores prestaciones y garantías.

En General se exige la concurrencia de un nexo causal entre desplazamiento y el trabajo.

  • Y los accidentes en misión, que se producen dentro de la jornada laboral siempre que el desplazamiento obedezca a motivos laborales.

En este tipo de accidentes es independiente que el desplazamiento se produjese dentro de las tareas habituales del trabajador o como consecuencia de un encargo específico.

¿Qué costes puede generar el accidente vial laboral?

Aparte de los costes humanos en caso de daños personales (como la cervicalgia por accidente de tráfico), tienen unos costes económicos para la empresa del trabajador que sufrió el accidente.

Así los costes para la empresa pueden consistir en:

  • Rehabilitación del automóvil o camión siniestrado.
  • Rehabilitación, en su caso, de la carga.
  • Subida de las primas de seguros.
  • En el caso de que resulte afectado un trabajador:
    • En caso de que resulte afectado un trabajador, habrá también para la empresa costes salariales como días de baja del trabajador y costes del eventual sustituto/a.
    • Junto a lo anterior, es posible que el accidente afecte también a la productividad de otros empleados directa o indirectamente implicados en el accidente.
    • La posibilidad de que se retire el permiso de conducir al trabajador accidentado. Esto puede ser especialmente relevante en el caso del sector de transporte.
  • Posible pérdida de capacidad productiva debido al accidente, con el consiguiente detrimento de negocio.
  • En el peor de los casos, puede afectarse también a la imagen de la empresa.

Por esta razón es interesante aplicar una política de prevención, pues su coste será menor que el coste económico del accidente.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio